Mecanismos Psicológicos de defensa

Los mecanismos psicológicos de defensa son fines útiles. Ayudan a reducir las ansiedades causadas por conflictos o frustraciones en los intentos por satisfacer las necesidades básicas, contribuyen a la conservación del equilibrio. 

Sólo cuando se usan en exceso o en forma inadecuada, sobrevienen enfermedades. Igual que en las alteraciones de las funciones fisiológicas.

Las anormalidades en el uso de los mecanismos de defensa pueden considerarse como modificaciones cuantitativas que se combinan de manera imperceptible entre sí y con lo normal los mecanismos defensivos los usa el individuo para conservar su equilibrio psicosocial porque representan procesos intelectuales en la conducta de pensar, los utiliza para protegerse del estrés que amenazan con su auto estimación.

Agresión abierta: Si una persona se frustra en sus intentos por satisfacer sus necesidades básicas suelen enojarse y  puede reaccionar con agresión a lo que está impidiendo el logró  de su objetivo.

Racionalización: Uno de los mecanismos de defensa que más se utilizan comúnmente es la racionalización en la que una persona da razones socialmente aceptables para su conducta. ejemplo: un estudiante que va al cine en lugar de quedarse estudiando puede racionalizar que su conducta es aceptable  explicándose asimismo que después de todo las personas necesitan un poco de relajación. Y posteriormente se enoja con el maestro por no obtener la calificación que considera adecuada.  Quizá no sea capaz de expresarle directamente su hostilidad al maestro y entonces se enoje con su mejor amigo, sus padres o un vecino. Esto se considera como fenómeno de patear el gato.

Proyección: Con frecuencia atribuimos a otra persona nuestros sentimientos o actitudes aceptables alguien puede decir que fulano de tal es muy ambicioso, no quiere ningún miembro de tal o cual grupo minoritario de su vecindario. Cuando en realidad son los sentimientos propios que no se atreve a admitir para el mismo. Es un mecanismo de defensa por el cual protegemos nuestros y sentimientos de auto estimación.

La compensación: con ella se intenta compensar interioridades reales o imaginarias tomándose muy competente en una esfera de esfuerzo diferente a la que se piensa que no se es bueno o en ocasiones en la misma esfera: el niño que tiene mala coordinación motora y actúa mal en los deportes, puede compensarlo transformándose en un ratón de biblioteca.

La negación: cuando tenemos sentimientos o deseos que no podemos aceptar en forma consistente o encontramos problemas que no seamos capaces de resolver por ejemplo podemos afirmar nunca había este tipo de cosas cuando a nivel subconsciente podemos estar tentado a ser justamente. La primera reacción de la persona al saber que tiene un problema de salud grave puede ser la negación.

Formación de reacción: Las conductas como proclamarse ruidosamente contra las culpas y tentaciones de otra persona y bromear sobre los sentimientos y acciones, inaceptables, se denominan formación de reacción.

Sublimación: una persona puede sublimar sus sentimientos intensos de agresión como participando en deportes en que esos sentimientos son aceptables, por supuesto dentro las reglas del juego.

Supresión: si decidimos en forma consciente olvidar algo.

Represión: cuando tenemos problemas que no podemos resolver o experiencias que preferimos olvidar, en forma inconsciente las eliminamos de nuestra mente.

Regresión: la expresión estás actuando como niño, describe brevemente ese tipo de mecanismo mental. Cuando están enfermas las personas suelen verse forzadas a sacrificar su independencia en cuanto a cuidados personales.


0 comentarios: (Agrega el tuyo)

Publicar un comentario

Selecciona un perfil en: Comentar Como